ANSIEDAD

Respuesta o patrón de respuestas, que engloba aspectos cognitivos displacenteros, de tensión y aprensión; aspectos fisiológicos, caracterizados por un alto grado de activación del Sistema Nervioso Central y aspectos motores que suelen implicar comportamientos poco ajustados y escasamente adaptativos.

La respuesta de ansiedad puede ser elicitada tanto por estímulos externos o situacionales, como por estímulos internos, tales como pensamientos, ideas, etc., que son percibidos por el sujeto como peligrosos o amenazantes. La ansiedad es una emoción adaptativa cuya función filogenética ha sido proteger a la especie de peligros. Es una señal de alarma.

La ansiedad se transforma en un problema cuando es exagerada, intensa, desmedida en relación a la amenaza o peligro objetivo que la desencadena. La alarma es una falsa alarma o la alarma es el problema en sí mismo.

DOS MODOS DE VER LA ANSIEDAD

1) Como respuesta automática, con o sin mediación cognitiva, donde lo que predomina son los procesos de condicionamiento.

2) Como emoción provocada por cogniciones que sobrevaloran el peligro e infravaloran los recursos para enfrentarlo. El contenido de los pensamientos automáticos se refiere al riesgo, amenaza, peligro.

PROCESO DE LA ANSIEDAD

MODELO COGNITIVO DE LA ANSIEDAD

Cogniciones disfuncionales provocadoras de ansiedad

• Sobreestimación de la posibilidad de ocurrencia de un suceso que se teme.

• Exageración de la gravedad del suceso temido.

• Subestimación de recursos personales para enfrentar la situación.

• Estimaciones bajas e irrealistas de la ayuda que los demás pueden ofrecer.

Sesgos cognitivos

•Atención selectiva de la información de tipo amenazante más que de la de tipo neutral.

• Sesgo interpretativo: se interpreta la estimulación y las situaciones ambiguas como amenazantes.

Los sesgos cognitivos se incrementan a medida que la ansiedad aumenta, provocando así mayor ansiedad.

Sobrevaloración del peligro
+
Infravaloración de los propios recursos
________________________________
Vulnerabilidad psicológica

La ansiedad posee un triple sistema de respuesta

Sistema fisiológico

Incremento de la actividad de la rama simpática del sistema nervioso autónomo: sudoración, aumento del ritmo cardíaco, hiperventilación, aceleración de la motilidad intestinal, palidez, ruborización, tensión muscular, alta presión, sequedad bucal.

Sistema cognitivo

Pensamientos de amenaza, catástrofe, peligro inminente. Imágenes y pensamientos altamente específicos.

Sistema motor

Respuestas directas: inquietud, tics, temblores, tartamudeo, reducción de la destreza motora, de la ejecución y aprendizaje en tareas complejas.
Respuestas indirectas: evitación y escape, que no están bajo control voluntario. Las respuestas cognitivas y fisiológicas actúan como ED

ESQUEMAS COGNITIVOS Y ANSIEDAD

Los esquemas cognitivos constituyen patrones cognitivos relativamente estable, los cuales dan regularidad a las interpretaciones. Se trataría de un filtro mental que operaría en la totalidad del proceso de flujo de la información, desde las etapas perceptuales / atencionales hasta las de recuperación mnemónica. Determinan una forma de mirar y escuchar, prestar atención, codificar y almacenar la información así cómo también de recuperarla. En el caso de los trastornos de ansiedad se postula una Tríada Ansiogénica. Se propone que las personas con patologías de la ansiedad se ven a sí mismas como vulnerables, ven al mundo extremadamente amenazante y al futuro, como incontrolable e impredecible. De alguna manera, esta sería una estructura central en los trastornos de ansiedad, ella guiaría las interpretaciones, confiriendo a las situaciones concretas implicadas su aspecto amenazante. Es bajo la influencia de este esquema cognitivo que alguien que padece un trastorno de ansiedad interpreta un gesto poco cordial de un amigo como “ya no me aprecia” o el silencio de su pareja como “me puede abandonar”.

Sintéticamente, en relación con la ansiedad, los esquemas cognitivos conducen a formas sesgadas de interpretar las situaciones, orientando la atención hacia los aspectos más amenazantes del entorno y asignando significado amenazante a los elementos ambiguos. Desde allí se procesa y codifica preferentemente la información de carácter peligroso, congruente con el esquema cognitivo ansioso. Ello facilitará su almacenamiento en la memoria referencial (o de largo plazo), reforzando así el mismo esquema cognitivo ansiógeno, validándolo y perpetuándolo.

Las creencias o supuestos básicos se encuentran implicadas en los esquemas cognitivos; son formulaciones generales, reglas de vida o fórmulas a partir de las cuales las personas piensan, sienten y actúan. Si bien suelen operar de manera tácita, pueden formularse como principios vitales. Así, quien sufre de una fobia social, por ejemplo, suele funcionar bajo la creencia de que “hacer un papelón es terrible y humillante, la gente te desprecia y te rechaza”. Las personas no son conscientes de tales principios en su vidas, no obstante, a partir de sus conductas, pensamientos y emociones, pueden deducirse en el marco de una terapia cognitiva; luego, pueden cuestionarse y modificarse.

Las creencias centrales de las personas que padecen trastornos de ansiedad se ordenan alrededor de tres temas:

ACEPTACIÓN

Identifica al temor de ser infravalorado, no reconocido por los otros y, por ende, ser inceptable. Los ejemplos más comunes se pueden verbalizar como:

“Ser rechazado es la peor cosa en el mundo”

“No puedo permitir que los demás se enojen conmigo”

“Tengo que gustar a los demás”

COMPETENCIA

Se refiere a la idea de desempeñarse de manera inferior a ciertos estándares de exigencia que se consideran razonables. Algunas de sus formas son:

“El éxito lo es todo”

“Los éxitos de los otros disminuyen los míos”

“Cometer un error es fracasar”

CONTROL

Se refiere al miedo a estar dominado por otras personas o por eventos fuera de la propia capacidad de acción. He aquí algunas de sus formas:

“No puedo soportar perder el control”

“Las reglas y las normas me quitan la libertad”

“Soy el único que puede resolver mis problemas”

Como puede observarse, en todos los casos, las creencias enfatizan el riesgo y el peligro al tiempo que infravaloran los recursos de la persona para afrontar.

DISTORSIONES COGNITIVAS

Las distorsiones cognitivas cumplen un papel central en los trastornos de ansiedad, ya que se trata de errores de procesamiento de información cuyo denominador común es facilitar el advenimiento de pensamientos no justificados en las evidencias. Dado que los errores cognitivos se consideran procesos normales en funcionamiento psicológico, la diferencia entre las personas con o sin patología se ubicaría en la frecuencia de los mismos y en la direccionalidad del sesgo que imprimen.

Veamos algunos ejemplos propios de los trastornos de ansiedad:

LA CATASTROFIZACIÓN

Constituye el error cognitivo por excelencia del trastorno de pánico. De este modo, quienes lo padecen, interpretan las palpitaciones como signo de un infarto o el mareo como señal de desmayo. En ambos casos, se parte de un dato correcto (palpitaciones o mareo) pero se lo lleva a sus peores consecuencias. Esta transformación injustificada de información es la distorsión.

LA LECTURA O ADIVINACIÓN DEL PENSAMIENTO

Se presenta recurrentemente en personas que padecen ansiedad social elevada. Ellos observan minuciosamente gestos en los demás, un rostro serio, un silencio, por tomar casos típicos. Desde allí, deducen erróneamente lo que los demás piensan, tal como “cree que dije una estupidez” o “cree que soy un inútil”. Nuevamente, se trata de una transformación de la información, la persona toma un dato real el cual, al ser puesto en un proceso de interpretaciones erróneas, finaliza en otra información, el pensamiento automático negativo.

DISTORSIONES COGNITIVAS

En todos los casos, los errores cognitivos implican procesamiento, cambio, manipulación, transformación de la información. Los datos del entorno se toman para luego ser combinados, articulados, reformulados de acuerdo con el sistema de creencias y esquemas de la persona, dando lugar a pensamientos automáticos negativos.

LOS PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS

Constituyen el fenómeno cognitivo identificable en el flujo de la conciencia, fruto final de funcionamiento del sistema que se acaba de describir. De este modo, se trata de frases o imágenes que las personas se dicen a sí mismas las cuales impactan en el estado emocional, y poseen las siguientes características:

1) Anteceden al disparo de las emociones.

2) Tienen forma visual o verbal.

3) Son específicos y discretos, con un estilo telegráfico.

4) No son resultado del razonamiento y reflexión.

5) Ocurren como “por reflejo”, son relativamente autónomos.

6) Aparecen como razonables y plausibles para la persona.

7) Son idiosincrásicos no sólo al individuo sino al tipo de pensamientos.

Las combinaciones de algunas de estas cualidades confieren a los pensamientos automáticos su gran capacidad de afectar nuestras emociones de manera negativa. Particularmente, vale remarcar que a pesar de involucrar una mayor distorsión de la realidad y no provenir del razonamiento, se presentan como plausibles, es decir, los creemos. Los pensamientos automáticos propios de las patologías de la ansiedad se hallan signados por un contenido amenazante. En ellos se manifiesta de manera identificable para quien los experimenta la operatoria del resto del sistema. Son, por así decir, un fenómeno de superficie. De este modo, la persona se dice a sí misma frases tales como “me muero”, “y si me pasa algo”, “y si piensan que soy un tonto”, “y si hago un papelón”. Se trata siempre de autoverbalizaciones que denotan el riesgo, la amenaza, el peligro; las cuales presentes en la mente de quien se las dice convocan el sentimiento que denominamos ansiedad.

El siguiente programa se aplica a los siguientes trastornos de ansiedad:Crisis de Angustia Agorafobia Trastorno de angustia con agorafobia o sin agorafobia Fobia espécifíca Fobia social Trastorno obsesivo compulsivo Trastorno por estrés postraumático Trastorno por estrés agudo Trastorno de ansiedad generalizada Trastorno de ansiedad no especificado

Consultá por WhatsApp